logo

Una tradición Milenaria

Muchas de nuestras costumbres encuentran sus raíces en culturas anteriores a las nuestras. Somos producto del contacto de multitud de pueblos, y sus tradiciones, con el paso del tiempo, también se han convertido en las nuestras. Ese es el caso de las rosquillas ciegas.

El origen de estas delicias lo encontramos en el Imperio Romano. Hace más de dos milenios ya se degustaban estos dulces que, debido a que carecían del característico agujero que da forma a las rosquillas, recibieron el nombre de “ciegas”.


Los romanos, con su talante conquistador y gracias al amplio territorio que llegaron a ocupar, extendieron su estilo de vida por toda la cuenca mediterránea, y con ello, también su gastronomía. Este auge y predominio de la cultura romana es lo que permite que las rosquillas ciegas se popularicen, convirtiéndose en un producto que se mantiene a pesar del paso del tiempo y de los cambios en los hábitos y creencias de las personas. De hecho, hubo un tiempo en el que las ciegas eran un manjar propio del tiempo de Cuaresma, aunque hoy día, su consumo abarca todo el año.


En Castilla y León, las rosquillas ciegas se han convertido en un dulce típico de la región y, en especial, de Pesquera de Duero, municipio vallisoletano en el que La Tía Basi lleva más de doscientos años elaborando sus famosas ciegas.


En La Tía Basi creemos que hay que conservar las tradiciones que han sido positivas para la humanidad. Por eso elaboramos este dulce, que no sólo es un producto culinario; es también, un trozo delicioso de historia.

Virtudes de un Producto Único

Por su aspecto físico y textura, podríamos definir la ciega de La Tía Basi como un bollo esponjoso con forma de concha. Su característica particular es que presenta unas líneas blancas de merengue suizo en su superficie. En la parte interna, el dulce posee un baño suave y delicado. Todas estas particularidades hacen que el producto sea ligero, sabroso y de textura suave y equilibrada.

Cada rosquilla rayada es distinta a la anterior, y es que el merengue se sigue aplicando de manera artesanal, una a una. Esta es la parte más delicada, pues se precisa de una gran maestría para un acabado final óptimo. Si las líneas de merengue están bien confeccionadas, parecerán un fino bordado sobre el dulce. Aunque al final nos conquiste por su sabor, su aspecto también es extraordinariamente llamativo.


Hay que destacar que la ciega es un manjar que se va deshaciendo poco a poco en el paladar. Esto se debe a las pequeñas cámaras de aire que contiene en su interior, un acabado que solo se consigue con una lenta y exhaustiva cocción de la masa, que llega a introducirse hasta cuatro veces en el horno de leña antes de estar lista para su degustación.


La ciega que llega al paladar del consumidor posee el mismo método de elaboración que hace doscientos años. A pesar de conservar intacta la receta, hemos incorporado características únicas en su género para darla un toque aún más especial. Es el caso del aceite de oliva virgen extra, que le aporta un sabor y una textura inconfundibles; la utilización de este aceite puede otorgar al producto un color amarillento que en ningún caso afecta a su calidad. El producto, a temperatura ambiente, posee una duración aproximada de nueve meses.

La ciega de La Tía Basi admite múltiples acompañamientos: se puede consumir en forma de tapa, acompañada de un buen vino, y también como postre en las comidas. Resulta igualmente deliciosa con una buena taza de café, ya sea en el desayuno o en el pequeño tentempié de la tarde.

La elaboración de las ciegas de La Tía Basi se realiza en nuestro obrador de Pesquera de Duero. Allí se fusiona el carácter artesanal con el que confeccionamos las ciegas con avances tecnológicos que nos ayudan a conservarlas y empaquetarlas en condiciones óptimas de calidad. Igual que antaño el olor de las ciegas invadía el pueblo, quien pase cerca del obrador, gracias al aroma que inunda el ambiente, gozará de un viaje en el tiempo.




etiqueta1

Producto artesanal

100% Aceite de Oliva “Virgen Extra”.

etiqueta2

Un trocito de Historia

Una tradición milenaria recogida en una receta familiar de 200 años

etiqueta3

Amigos

Siempre hay tiempo para La Tia Basi

etiqueta4

Venta Oline

Inauguramos un nuevo espacio de venta online